Orientación educativa en entornos desfavorecidos: Problemas, Acciones y Objetivos

El mercado de trabajo, el ecosistema de las empresas, empresarios, estudiantes, demandantes de empleo, y personas trabajadoras son un grupo más que heterogéneo.

De esta forma, universalizar el mundo laboral, las competencias para el empleo y/o las pautas de actuación de los profesionales de la orientación, es una generalización que da lugar a una estrategia fallida que perjudica y da lugar intervenciones erradas.

La importancia del contexto

Qué duda cabe que el contexto sociocultural y familiar de un estudiante impacta de forma directa en sus motivaciones e intereses académico-profesionales. De este modo, estos factores resultan clave en la labor orientadora.

De acuerdo con uno de los estudios publicado en el International Journal for Education and Vocational Guidande (IJEVC), se confirma que el alumnado de bajo rendimiento académico, menos apoyo de sus progenitores y bajos ingresos familiares se encuentran en relativa desventaja en desarrollo de carrera en la escuela.

Una intervención diferencial y preferencial

Por lo anterior, los expertos instan a los centros educativos a proporcionar una atención diferencial y preferencial, así como intervenciones especializadas, para estos estudiantes en entornos desfavorecidos y en riesgo de fracaso escolar.

Principales problemas de los estudiantes de entornos desfavorecidos

  1. La insuficiente consideración del desfavorecimiento social
  2. Las diferencias entre redes escolares en la atención a las necesidades educativas especiales y específicas
  3. La existencia de centros educativos con escasa capacidad de respuesta y resultados escolares poco satisfactorios
  4. La situación de la atención a la diversidad y a las necesidades educativas especiales y específicas
  5. Absentismo y abandono escolar

Acciones y/o propuestas de mejora

  • Prioridad de educación temprana del alumnado desfavorecido
  • Mejora de la convivencia entre todos los miembros de la comunidad educativa
  • Discriminación positiva, en la asignación de recursos, a aquellos centros que atienden en mayor medida a alumnado especialmente desfavorecido
  • Cambio de actitudes del profesorado
  • Adoptar medidas que garanticen una distribución equilibrada del alumnado con necesidades educativas especiales o específicas y eviten los “guetos escolares”
  • Desarrollar las respuestas al alumnado desfavorecido socialmente
  • Mejora del nivel de participación e implicación de las familias
  • Integración del alumnado en espacios educativos del entorno

El objetivo: Que el rendimiento académico no dependa de su entorno socioecónmico

Durante los últimos años se han ido aplicando medidas y programas que buscan la compensación de las desigualdades. Sin embargo, se requiere de la adopción de medidas eficaces que sirvan para evitar la segregación, superar el riesgo de la creación de guetos escolares, lograr que en los centros educativos se de una distribución más equilibrada del alumnado con necesidades educativas especiales o específicas, del alumnado socialmente desfavorecido.

Se trata por tanto de evitar que los riesgos y las situaciones de segregación escolar se consoliden; lograr que las desigualdades entre los centros sean menores, que la diversidad del alumnado esté presente en todos ellos… Ello exige, no solo medidas administrativas, sino también cambios en la consideración social de la diversidad, como algo positivo y enriquecedor.

El objetivo no es que todos los estudiantes sean iguales, sino que las diferencias en su rendimiento académico y en su bienestar social y emocional no dependan de su entorno socioecónmico.

De acuerdo con el último informe emitido por la OCDE, en España un 20% del alumnado en desventaja son social y emocionalmente resilientes, lo que supone que están satisfechos con su vida, que se sienten integrados en la escuela y no sufren ansiedad ante los exámenes. Los estudiantes que son resilientes en el sentido socioemocional tienen más probabilidad de tener buenos resultados en la escuela. Por lo tanto, esto nos permite concluir que el profesor no necesariamente tiene que enfocarse en la dimensión académica sino en otras dimensiones que tienen que ver con el bienestar del estudiante.

La ayuda del orientador

Tanto la orientación educativa como laboral, tiene que  ver con personas viviendo en un contexto determinado. El profesional de la orientación además de tener conocimientos acerca de los itinerarios académicos y del mercado de trabajo, y haber adquirido herramientas para el desempeño de su tarea, ha de ser competente en conducta humana, lo que supone entender la interacción entre pensamientos, emociones y acciones, compromisos, éxitos y fracasos en el contexto en el que concurren. Sólo en este caso el profesional de la orientación podrá ofrecer una respuesta y una ayuda ajustada y útil para la persona que demanda orientación.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario