El futuro de la educación a través de la orientación educativa

La Fundación Jaume Bofil ha publicado “Reptes de l’educació a Catalunya. Anuari 2018”, con la que propone distintas estrategias que ayudarían a transformar positivamente la educación y permitan establecer un acuerdo político sobre orientación académica y profesional entre todos los agentes que forman la comunidad educativa y las administraciones, para ayudar a que los jóvenes tomen mejores decisiones acerca de su futuro y, en consecuencia, que se reduzcan las tasas de fracaso y abandono escolar. En el diseño de la publicación, han participado más de una centena de autoridades y profesionales de la comunidad educativa, bajo la dirección científica del vicerrector de la Universitat Ramon Llull, Jordi Rivera.

Cinco claves para la transformación educativa

En concreto, el informe presenta diez «palancas» con las que hacer frente a algunos los cambios que el sistema educativo necesita. Entre las que encontramos algunas de las siguientes:

Evaluación por competencias

 La publicación aboga por transformar la forma en la que se evalúa al alumnado, convirtiendo está en un instrumento de aprendizaje y no solo en una herramienta para examinar lo que este aprende. En este sentido, la publicación insta a transformar las pruebas de acceso a la universidad en una evaluación que incorpore contenidos competenciales clave de las diferentes áreas, como comunicativa y razonamiento crítico o lógico-matemática.

Facilitar las transiciones educativas después de la ESO ampliando el número de opciones

El informe recomienda incorporar en el Bachillerato módulos de Formación Profesional e impartir en la ESO materias relacionadas con la FP, con el objetivo de ver reducido el abandono escolar. Por ello, a fin de ofrecer una orientación académico-profesional de calidad, el sistema educativo a de ofrecer al alumnado opciones formativas más heterogéneas y conectadas, de las misma forma que garantizar la conexión entre los Ciclos Formativos de Grado Medio y los Ciclos Formativos de Grado Superior de una misma familia.

Formar al profesorado inexperto con un programa práctico

 De acuerdo con el informe, existen diferentes estudios que demuestran que el factor escolar que más marca las oportunidades del alumnado es la calidad del profesorado. Sin embargo, el 52 % de los docentes en España no se siente bien preparado para afrontar los retos de su primer trabajo, tal y como señala el informe TALIS de la OCDE. De este modo, el planteamiento de la publicación insta a definir y aplicar un programa nacional práctico como requisito para acceder a la docencia, esto es, una especie de prácticas profesionales en centros reconocidos por la administración que permitan a los futuros docentes adquirir las competencias que necesitan para desarrollar su práctica profesional.

Competencias digitales aplicadas a la enseñanza para el profesorado

Aplicar aquellas estrategias para que tanto el profesorado como el alumnado permitan aprovechar las tecnologías educativas en el proceso de enseñanza-aprendizaje. Para ello, se requiere construir la competencia digital docente desde la formación inicial, así como financiar y definir aquellos criterios que permitan esclarecer cuales son las necesidades tecnológicas de los centros, a fin de evitar desigualdades para el acceso de las escuelas y el alumnado a estos recursos.

Poner la investigación al servicio de las escuelas

 La publicación pone sobre la mesa la necesidad de que la investigación educativa que se realiza sea aplicada en la práctica de los centros escolares, por lo que es necesario que ambos espacios u profesionales trabajen de la mano y estén en constante comunicación.

 

De acuerdo con los planteamientos de la publicación, qué duda cabe que el sistema educativo necesita un modelo de orientación que defina los criterios de actuación, contenidos y procedimientos básicos de evaluación.  Los responsables de la publicación aseguran que el carácter puramente paliativo e informativo de la orientación persiste y que además, solo se concentra en momentos concretos de la escolaridad del alumnado.

Medida buscar luchar contra el fracaso y abandono educativo

Dadas las tasas de fracaso y abandono registradas, se requiere un acuerdo nacional sobre orientación académica y profesional, que tal y como señalan los responsables de la publicación, ha de abandonar las viejas políticas de orientación puntual o paliativa, y que se transforme en una orientación integral y generalizada para todos y todas a lo largo y ancho de las etapas educativas, y así evitar que el alumnado tome decisiones equivocadas.

Este acuerdo además, debería contemplar la definición de la figura del orientador u orientadora y su perfil profesional, garantizar la formación en orientación de los equipos directivos y de tutores de centros, así como crear un servicio único de orientación, establecida desde la administración educativa y a la que puedan acceder aquellas personas que precisen orientación académica y/o profesional en cualquier etapa de su vida.

De la misma forma, se hace necesario incluir la orientación como contenido básico dentro del currículum cada una de las etapas educativas, a través de la realización de actividades que permitan al alumnado explorar del mundo del trabajo y las profesiones, así como poner en marcha un proceso de autoconocimiento de habilidades y preferencias, tal y como señalan los responsables de la publicación.

Podéis acceder a la publicación a través del siguiente enlace: https://www.fbofill.cat/sites/default/files/Anuari2018_190619.pdf

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario